La Musicalidad: Fundante de lo humano

DEL MALENTENDIDO SOBRE LA CURA MUSICAL A LA MUSICALIDAD PRIMORDIAL. 

IATROGENIA, PRÁCTICAS SUBJETIVANTES Y DERECHO A LA SALUD.

 

La música no es más que objeto, producto y proceso humano cuya apoyatura o andamiaje es la musicalidad (constitutiva y fundante tempranamente de lo humano y constructiva del sujeto en etapas posteriores).

La música se despliega como manifestación de la cultura porque el proceso de humanización transcurre en la musicalidad que da forma, materia y envoltura al desarrollo emocional, comunicativo y lúdico.

Debemos advertir, que en este planteo se instala una ruptura epistemológica acerca de la constitución subjetiva, que a partir de la noción de musicalidad primordial, supera el modelo binario del cuerpo a la palabra, ubicando la sonoromusicalidad humana como condición de sentido y enlace.

Los Musicoterapeutas tenemos la enorme responsabilidad de evitar que el sujeto sea alienado por el uso del recurso musical como si éste tuviera un valor y un sentido en sí mismo. Del mismo modo, tenemos la responsabilidad ética de evitar la enajenación y el arrasamiento de las voces, de los cuerpos, de la creatividad, que promueve la estética masificada del discurso musical mediático. En esto nos identifica y nos nuclea ser portadores de un saber específico en relación a la música. El lenguaje sonoro musical es soporte, red, hilo conductor en nuestro quehacer, en el encuentro con el otro.  Íntimamente ligada a ese saber sobre lo musical, se encuentra la capacidad de escucha. Una escucha sutil y sensible de la materia sonora que nos trae el sujeto, conformada en una estética peculiar que lo constituye, distingue y construye en el devenir de la vida.

Entendemos la musicalidad como el modo de ser y hacer con otros, descubriendo empíricamente su función corporizante, comunicante, subjetivante y lúdica al conceptualizarla como musicalidad primordial.  Cuando se interviene desde la experiencia sonoro musical en ámbitos de salud, la escucha, el decir y el silencio son derechos.

La legalidad de nuestra profesión en Argentina nos enorgullece y nos posiciona éticamente, nos responsabiliza y nos impulsa, competencialmente, a la lucha contra la banalización de las prácticas y la subestimación disciplinar que mercantiliza el abordaje de la salud mental cuando de la experiencia sonoro musical humana se trata. La musicoterapia se ocupa de escuchar en el decir. Donar escucha para hacer del decir un lenguaje es lo que hace un musicoterapeuta.

 

CASAL PASSION, V., GIACOBONE, A. y LUHIA, M. (2019)  La Musicalidad: Fundante de lo Humano.  Del malentendido sobre la cura musical a la musicalidad primordial.  Iatrogenia, prácticas subjetivantes y derecho a la salud.  En  AASM (2019) Abordajes inclusivos en Salud Mental.  Clínica, comunidad y derechos.  Argentina.  (ISBN 978-987 -45937 -4-0)

Suscríbete a nuestro Newsletter

Scroll al inicio